Octubre de talleres. Llámanos o escríbenos al +56 972 03 77 40

Como criar niños felices, aqui 10 pasos respaldados por la ciencia!

Ahora hay un montón de información de como criar a niños inteligentes o exitosos, pero ¿cómo criar niños felices?

A veces es difícil equilibrar lo que es mejor para los niños con lo que los hace felices, sin embargo los dos no tienen que ser mutuamente excluyentes.

Así que mirando a través de los ojos de la ciencia, ¿Que es lo que realmente funciona cuando se trata de criar niños felices?

Paso 1: Sea feliz usted mismo

Numerosas investigaciones han establecido un vínculo sustancial entre las madres que se sienten deprimidas y tener "resultados negativos" en sus hijos, como problemas de comportamiento. Depresión de los padres en realidad no tan solo parece causar problemas de comportamiento en los niños; sino que también hace que nuestra crianza sea menos eficaz.

No es genético. Aunque el estudio encontró que padres felices tienen estadísticamente más probabilidades de tener niños felices, no se pudo encontrar ningún componente genético al respecto.

Entonces, ¿Cuál es el primer paso para ser más feliz? Tome un poco de tiempo cada semana para divertirse con los amigos o familia.

Porque la risa es contagiosa, salir con los amigos o familiares que probablemente se rían por si mismos. Su risa conseguirá que rías también, aunque su risa no te haga reír cambiara tu animo. Los neurocientíficos creen que escuchar a otra persona reír activa neuronas espejos en una región del cerebro que hace que los que oyen la risa se sienten como si ellos realmente estuvieran riendo por sí mismos.

Paso 2: Enseñarles a construir relaciones personales

Nadie niega el aprendizaje sobre las relaciones personales no es importante,  pero de verdad ¿Cuántos padres realmente se dan el tiempo para enseñarles a los niños a relacionarse con las  demás personas?

Para comenzar, no se necesita mucho. Puedes comenzar con animar a los niños a hacer pequeños actos de bondad para desarrollar la empatía en ellos.

Esto no sólo desarrolla  habilidades esenciales como persona sino también hace que tus hijos sea mejores personas, la investigación muestra que a largo plazo serán más felices.

Un grupo de pacientes de esclerosis múltiple fueron entrenados para proporcionar un trato compasivo, incondicional y positivo a otros pacientes de esclerosis múltiple a través de llamadas telefónicas de quince minutos, un vez al mes. Estos "mostraron una mejora pronunciada en la auto-confianza, la autoestima, la depresión y el desempeño de funciones" por más de dos años. Estos ayudantes estaban especialmente protegidos contra la depresión y la ansiedad. 

Paso 3: Esperar que se esfuercen, no esperar la perfección.

Atención con los padres muy estrictos, relájense un poco! Presionar a los hijos sin descanso puede a la larga destruirlos.

Los padres que ponen demasiado énfasis en los logros son más propensos a tener niños con altos niveles de depresión, ansiedad y abuso de sustancias en comparación con los otros niños.

La investigación es muy consistente: Alaba el esfuerzo, no la capacidad natural del niño.

En un estudio con niños y su elección de rompecabezas: La mayoría de los niños que son elogiados por su inteligencia quería un rompecabezas más fáciles; porque no iban a arriesgarse a cometer un error y perder su condición de "inteligentes". Por otro lado, más del 90% de los niños reforzados en la importancia de crecimiento mental (mas que en el logro en si) eligieron rompecabezas más difíciles.

¿Por qué? Cuando alabamos a los niños por el esfuerzo y el trabajo que con lleva a la realización de la tarea, ellos siguen interesados en participar en ese proceso. Ellos no se distraen de la tarea de el aprendizaje por la preocupación de cuan inteligentes, puedan o no verse.

Paso 4: Enseñarles optimismo

¿Quiere evitar tratar con un adolescente malhumorado? Entonces, enseñar a los pre-adolescentes a mirar el lado bueno de las cosas.

A los de niños de 10 años de edad  que se les enseña cómo pensar e interpretar el mundo con optimismo son la mitad menos propensos a la depresión cuando mas tarde llegan a la pubertad.

La Escritora Christine Carter escribe simplemente: "El optimismo está tan estrechamente relacionado con la felicidad que los dos prácticamente se puede igualar".

Ella compara a los optimistas y los pesimistas, en cuanto a optimistas:

1.Tienen más éxito en la escuela, el trabajo y deportes.
2.Son más saludables y vivir más tiempo.
3.Son más satisfechos con sus matrimonios.
4.Son menos propensos a enfrente ansiedad y depresión.

Paso 5: Enseñar inteligencia emocional

La inteligencia emocional es una habilidad aprendida, no un rasgo innato.

Pensando en los niños que "naturalmente" llegan a comprender sus propias emociones (no tan solo los ellos sino la de los demás también) no los encamina hacia el éxito.

Un simple primer paso aquí es "Empatizar con sus sentimientos, Nombrar el sentimiento que están sintiendo y Validarlos" sobretodo cuando tienen dificultad con la ira o la frustración.

Conectate con el niño, ayudan a identificar lo que están sintiendo y haceles saber que esos sentimientos están bien (aunque su comportamiento en si  podría no serlo)

Paso 6: Formar hábitos de la felicidad

Estamos en el paso 6 y puede parecer mucho hasta ahora para recordar también mucho mas para un niño. Podemos superar eso con buenos hábitos.

Pensando en cada uno de estos métodos es agotador, pero haciéndolos habitualmente resultara fácil, una vez que se hayan establecido los hábitos.

¿Cómo ayudar a los niños a desarrollar hábitos para que la felicidad sea duradera? aquí algunos métodos potentes respaldados por investigaciones:

1. La eliminación del estímulo: Poner las distracciones y tentaciones fuera del camino.
2.Hacerlo público: Establecer metas para aumentar el apoyo social o de tu familia y la presión social o de tu familia.
3.Una meta a la vez: Demasiados objetivos abruma la fuerza de voluntad, especialmente para los niños. Solidificar un hábito antes de añadir otro.
4.Mantener firme: No esperes la perfección inmediatamente. Toma tiempo. Habrá recaídas. Eso es normal. Mantenga el refuerzo en lograrlo.

Paso 7: Enseñar Auto-disciplina.

La auto-disciplina en los niños es más predictivo de éxito que la inteligencia a futuro, realmente es mas predictivo que cualquier otra cosa.

Sí, es así como el  famoso test de marshmallow. Los niños que mejor resistieron la tentación años mas tarde tenían mucho mejor vida y eran más felices.

La capacidad de los niños preescolares para demorar la recompensa y esperar a la llegada del segundo malvavisco, predice la inteligencia, el éxito escolar, y las habilidades sociales en la adolescencia. Esto es, al menos en parte, debido a que la auto-disciplina facilita el procesamiento de aprendizaje y la información. Además, los niños auto-disciplinados hacen frente mejor a la frustración y el estrés y tienden a tener un mayor sentido de responsabilidad social. En otras palabras, la auto-disciplina no conduce sólo para el éxito escolar y sentadose muy bien en la mesa de la cena, sino también a una mayor felicidad, tener más amigos y una mayor participación en la comunidad.

Una forma de hacerlo es tapar la tentación, cubrir físicamente el malvavisco de la tentación. Cuando la recompensa está cubierta, hasta el 75% de los niños en el estudio fueron capaces de esperar un total de quince minutos por el segundo malvavisco; Ninguno de los niños fue capaz de esperar tanto tiempo cuando la recompensa era visible.

Paso 8: Más tiempo para jugar.

Se ha escrito mucho de el poder de estar presentes en el momento y la meditación en estos días, ambos son bastante potentes. Pero, hacer que los niños puedan hacerlo de forma regular, puede ser todo un reto. Que es lo que funciona casi tan bien? Más tiempo de jugando.

La mayoría de los niños ya  estan practicando estar presente en el momento, disfrutándolo plenamente,  cuando juegan. Los niños de hoy pasan menos tiempo jugando dentro y hacia de casa. En total, durante las dos últimas décadas, los niños han perdido ocho horas semanales de juego libre, no estructurado, y espontáneo.

Tiempo de juego no sólo es estar perdiendo el tiempo. Es esencial para ayudar a los niños a crecer y aprender.

Investigadores creen que esta caída dramática en el tiempo de juego no estructurado es en parte responsable de la desaceleración de los niños en el desarrollo cognitivo y emocional . Además de ayudar a los niños a aprender a autorregularse, el juego no estructurado dirigido por niños (con o sin adultos) promueve el intelecto, físico, social y el bienestar emocional. El juego no estructurado ayuda a los niños a aprender a trabajar en grupos, para compartir, negociar, resolver conflictos, a regular sus emociones y la conducta, y hablan por sí mismos.

Aquí, no son necesarias instrucciones estrictas: Planee tener más tiempo para pasar sus hijos para a salir a un parque y simplemente jugar.

Paso 9: Potencie el ambiente que lo rodea hacia su la felicidad

Aunque no nos guste admitirlo,  todos estamos muy influenciados por el ambiente que nos rodea,  a menudo más de lo que pensamos.

Tu crianza se verán limitados por el tiempo que le des a tu hijo y tu energía, mientras el ambiente que los rodea los afectara (y los niños) constantemente.

¿Cual es una forma sencilla de controlar de mejorar el entorno de un niño y dejar que tus esfuerzos dirigidos hacia felicidad tengan máximos de resultados?

Que vean menos televisión.

Una investigación demuestra un fuerte vínculo entre la felicidad y no ver televisión. Los sociólogos muestran que las personas más felices tienden a ver considerablemente menos televisión que la gente infeliz. No sabemos si la televisión hace que la gente sea infeliz o no, o si ya la gente infeliz vea más televisión. Pero sí sabemos que hay una gran cantidad de diferentes actividades que ayudarán a que los niños se convierten en individuos felices y bien adaptados. Si nuestros hijos están viendo televisión, no estarán haciendo las cosas que podría hacerles más feliz en el largo plazo.

Paso 10: Cenar juntos.

A veces todo lo que hace la ciencia es validar esas cosas que nuestros abuelos sabían desde el principio. Sí, cena en familia.

Esta simple tradición ayuda a moldear mejores niños y los hace más felices también.

Estudios demuestran que los niños que cenan con sus familias de forma regular son emocionalmente más estables y menos propensos al abuso de drogas y alcohol. Tienen mejores calificaciones. Tienen menos síntomas depresivos, especialmente entre los adolescentes. Y son menos propensos a ser obesos o tiener un trastorno alimentario. Las cenas familiares, incluso superan leerles a tus hijos en términos de preparación para la escuela. Y estas tradiciones incluso después sirven para la conectividad de la familia a largo plazo.

 

A menudo estamos más abiertos hacia nuevos métodos a la hora de trabajar y hacia nuestras carreras, pero hacemos caso omiso a los consejos cuando se trata de la familia, eso es un error.

El trabajo más importante que usted y yo nunca hagamos va a estar dentro de las paredes de nuestros propios hogares.

- Harold B. Lee

 

 

Fuente: Time.

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.