Octubre de talleres. Llámanos o escríbenos al +56 972 03 77 40

El secreto para criar niños inteligentes! (Según estudio de tres décadas)

Una pequeño adelanto: No le digas a tus hijos que son inteligentes. Más de tres décadas de investigación muestra que un enfoque en el "proceso" no en la inteligencia (o habilidades) es la clave para el éxito en los estudios y en la vida.

Crecimiento:

Mucha gente asume que ser muy inteligentes o tener habilidades es la clave del éxito. Pero más de tres décadas de investigación muestra que tener un énfasis excesivo en el intelecto o el talento y la suposición de que estos rasgos son innatos y fijos, dejan a las personas vulnerables al fracaso, temerosos de los desafíos y sin motivación para poder aprender.
Enseñar a las personas a tener una "mentalidad de crecimiento", que fomenta el enfoque en el "proceso" y no en la inteligencia o el talento, como resultado dará un alto rendimiento en la escuela y en la vida.
Los padres y profesores pueden generar este mentalidad de crecimiento en los niños elogiándolos en su persistencia o las estrategias que usen para resolver un problema (en vez de su inteligencia) contando historias de éxito que hagan hincapié en el trabajo duro y el amor por el aprendizaje, en conjunto enseñarles que el cerebro es como una maquina de aprendizaje.

Un brillante estudiante, Juan Gonzales estudiante de escuela primaria. Termino sus tareas fácilmente y de forma rutinaria, cuando termino Juan, confundido pensó, por qué algunos de sus compañeros de clase tuvieron problemas y demoraron tanto? entonces sus padres le dijeron que era porque el tenía un don especial. En el séptimo grado, sin embargo, Juan de repente perdió interés en la escuela, se niega a hacer la tarea o estudiar para los exámenes. Como consecuencia, sus calificaciones se desplomaron. Sus padres trataron de aumentar la confianza de su hijo, asegurándole que era muy inteligente. Sin embargo, sus intentos fracasaron para motivar a Juan (Caso que sucede con muchos niños). El niño pensaba que el trabajo escolar, era aburrido y sin sentido.

Nuestra sociedad adora el talento, los niños brillantes o con muchas habilidades, suponiendo que estas son recetas para el éxito. De hecho, más de 35 años de investigación científica sugiere que tener un énfasis excesivo en el intelecto o talento deja a las personas vulnerables al fracaso, temerosos de los desafíos y no están dispuestos a remediar sus deficiencias.

El resultado toca a niños como Juan, que en los primeros años llega a su mente la peligrosa idea de que ningún esfuerzo hacia un logro académico te definirá como inteligente o dotado. Estos niños tienen una creencia implícita de que la inteligencia es innata y fija, por lo que cualquier esfuerzo de aprender parecen mucho menos importante que ser (o parecer) inteligente. Esta creencia también les hace ver desafíos, errores e incluso la necesidad de no hacer un esfuerzo que pueda amenazar a su ego en lugar de tomar oportunidades para mejorar. Y les hace perder la confianza y la motivación cuando la tarea ya no es fácil para ellos.

Alabar las capacidades innatas de los niños, tal cual los padres de Juan lo hicieron, refuerza esta mentalidad, que también puede impedir el desarrollo de su potencial de jóvenes atletas, a personas en su puesto de trabajo e incluso a parejas dentro de los matrimonios. 

 

La oportunidad de la derrota

Como estudiante graduado de psicología de la Universidad de Yale en la década de 1960, empecé a investigar los fundamentos de la motivación humana, y cómo la gente persevera después de los reveses de la vida. Los experimentos con animales por psicólogos Martin Seligman, Steven Maier y Richard Solomon, en la Universidad de Pennsylvania, habían demostrado que después de repetidos fracasos, la mayoría de los animales llegan a la conclusión de que la situación es imposible y fuera de su control. Después de esta experiencia, los investigadores encontraron que, el animal a menudo permanece pasivo, incluso cuando puede generar un cambio, un estado al cual llamaron la indefensión aprendida (Learned helplessness)

 

En particular, atribuir los malos resultados a la falta de capacidades, deprime mas la motivación, que si uno culpa a la falta de esfuerzo. Un grupo de estudiantes con comportamiento indefensivo, con falta de esfuerzo, con problemas en matemáticas fueron enseñados a seguir intentandolo, ellos pudieron resolver los problemas incluso cuando se volvieron mas difíciles. En cambio, otro grupo de estudiantes que fueron premiados por resolver los problemas mas fáciles no mejoraron sus resultados al encontrarse con problemas mas difíciles. Estos experimentos fueron un indicador temprano que enfocarse en el esfuerzo que se haga para llegar a un resultado ayuda al crecimiento y generar éxito.

 

Dos puntos de vista de lo que es Inteligencia

Se ha desarrollado una teoría más amplia, que separa dos tipos generales, una de alumnos con indefension frente alumnos con mentalidad de crecimiento. Se dieron cuenta de que estos dos tipos de estudiantes eran diferentes no sólo al explicar sus fracasos, sino que también tienen diferentes "teorías" de la inteligencia. Los con indefension creer que la inteligencia es un rasgo fijo: sólo hay una cierta cantidad, y eso es todo. Yo llamo a esto una "mentalidad fija." Los errores agrietan la confianza en sí mismo, ya que atribuyen sus errores a la falta de capacidad, y por esto se sienten impotentes, indefensos para cambiar. Evitan cualquier reto debido a que con los desafíos pueden probablemente cometer errores y una parecer menos inteligente.. Al igual que Juan, estos niños evitan el esfuerzo por la creencia que trabajar duro significa que ellos son tontos o se ven tontos.

Como se ha dicho, los estudiantes con un pensamiento de crecimiento sintieron que el aprendizaje era el objetivo más importante en la escuela, no así obtener buenas calificaciones. Además, se sostienen que trabajo duro les da una gran recompensa, creyendo que cuanto más se trabaje en algo, mejor que seras en ello. Ellos entiende que incluso los genios tienen que trabajar duro por sus grandes logros. Frente a un revés, como una mala calificación los estudiantes con un pensamiento de crecimiento dijeron que iban a estudiar más o probar una estrategia diferente para poder dominar la materia que estuvieran viendo.

El elogio adecuado

¿Cómo podemos transmitir una mentalidad de crecimiento en nuestros hijos? Una forma de hacerlo es contar historias sobre los logros que resultan de un trabajo duro. Por ejemplo, hablando de genios matemáticos que son genios porque nacieron de esa manera, pone a los estudiantes en una mentalidad fija, pero es diferente describir que los grandes matemáticos se enamoraron con las matemáticas y desarrollaron habilidades increíbles,  engendrara una mentalidad de crecimiento. Nuestros estudios han demostrado que las personas también comunican modos de pensar a través de los halagos. A pesar de que muchos, si no la mayoría, de los padres creen que están ayudando a sus hijos diciéndoles lo brillantes y  talento  que son, nuestra investigación sugiere que esto es un error.

Como hacer una mente de crecimiento

Un curso de séptimo grado de Nueva York que probaron una clase de Cerebrología nos dijeron que, el programa había cambiado el punto de vista del aprendizaje y cómo promoverla. Uno de ellos escribió: "Mi parte favorita de Cerebrología,  es cuando las neuronas cuando tu aprendes algo se hacen conexiones entre ellas que pueden siguer creciendo. Siempre imaginaba esto cuando estaba en la escuela". Esto dijo un maestro acerca de estudiantes que utilizaron el programa:". Ellos ahora practican, estudian, toman notas, o prestan atención para asegurar que se realizan las conexiones en su cerebro "
Enseñar a los niños tal información, no es sólo una estrategia para conseguir que estudien. Las personas así pueden diferenciar sobre la inteligencia, el talento y la capacidad. Sin embargo, la investigación está convergiendo en la conclusión de que obtener un gran logro, e incluso los que llamamos genios, es típicamente el resultado de años de pasión y dedicación y no algo que fluye naturalmente como un regalo. Mozart, Edison, Curie, Darwin y Cézanne simplemente no nacieron con talento; se cultivaron por un tremendo y sostenido esfuerzo y trabajo. Del mismo modo, el trabajo duro y la disciplina contribuyen mucho más al rendimiento escolar de lo que hace el IQ.

"Tales lecciones se pueden aplican en casi todas las actividades humanas. Por ejemplo, muchos atletas jóvenes valores mas el talento lo valoran más que el trabajo duro y por lo tanto se transforman en personas imposible de enseñar. Del mismo modo, muchas personas hacen poco en sus puestos de trabajo sin que los elogien o alienten constantemente para mantener su motivación. Si fomentamos un pensamiento de crecimiento en nuestros hogares y escuelas, vamos a darles a nuestros hijos las herramientas para alcanzar el éxito en sus actividades y convertirse en trabajadores y ciudadanos productivos" dichos de Carol S. Dweck.

Para los esfuerzos.

De acuerdo con una encuesta realizada a mediados de la década de 1990, el 85% de los padres creyeron que alabar la capacidad del niño, la inteligencia cuando realizan algo bien es importante para hacer que se sientan inteligentes y confiados. Sin embargo, nuestro trabajo muestra que alabar la inteligencia de un niño hace un niño frágil y defensivo. Por lo tanto, también lo hace la alabanza genérica que sugiere un rasgo estable, como "Eres un buen artista." La alabanza puede ser muy valiosa, pero si se hace con mucho cuidado.

Los elogios deben ser para el proceso específico que un niño utiliza para lograr algo, esto fomenta la motivación y confianza de los niños, centrándose en las acciones que conducen al éxito. Tales elogios del proceso,  puede implicar elogiar el esfuerzo, las estrategias, el enfoque, la persistencia cuando enfrentan una dificultad, y su disposición a asumir retos.

Los siguientes son ejemplos de este tipo de comunicación:
 
Hiciste un buen trabajo dibujando! Me gusta el detalle que has dado las caras de las personas!

Realmente estudiaste para tu examen de ciencias sociales! Leíste el material varias veces, lo subrayaste y lo ensayaste. Todo eso realmente te funcionó!

Me gusta la forma en que has intentado un montón de diferentes estrategias con ese problema de matemáticas hasta que finalmente lo conseguiste.

Esa una clase fue bastante difícil, pero tu seguiste estudiando hasta que lo entendiste. Te quedaste en tu escritorio estudiando, te mantuviste concentración por mucho tiempo. ¡Eso es genial!

Me gusta que hayas tomado ese proyecto, fue un reto para su clase de ciencias. Se necesitará una gran cantidad de trabajo para realizar  esa investigación, el diseño del aparato, para hacer sus partes y construirla. Vas a aprender un montón de cosas increíbles.

Esto es difícil, esto es divertido!!

Oh, lo siento, esto era demasiado fácil no es muy divertido. Vamos a hacer algo más difícil para que podamos aprender.

Ahora vamos todos a hablar de lo que hemos tenido problemas y que aprendimos de ello. Yo hablare primero.

Los errores son tan interesantes. Aquí hay un maravilloso error.
Vamos a ver lo que podemos aprender de el.

 

 

 

 

Fuente: Extracto de  Scientificamerican

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.