Octubre de talleres. Llámanos o escríbenos al +56 972 03 77 40

Estimulación a temprana edad, funciona?

 

Según estudios, la estimulación infantil es la clave para el desarrollo del cerebro.

Este proyecto de investigación de veinte años de duración, muestra que el aspecto más crítico del desarrollo de la corteza cerebral en la adolescencia, fue la estimulación dada desde los cuatro años.

Este estudio, de dos décadas,  muestra que la infancia rodeado de libros y juguetes educativos dejará huellas positivas en el cerebro de una persona hasta fines de su adolescencia.

Los científicos encontraron que a mas estimulación mental que un niño recibe, en torno a la edad de cuatro años, más desarrolladas son las partes del cerebro dedicadas al lenguaje y la cognición estarán en las próximas décadas.

Farah tomó datos en encuestas de la vida familiar y escáneres cerebrales de 64 participantes llevadas a cabo en el transcurso de 20 años. Sus resultados, mostraron que la estimulación cognitiva de los padres a la edad de cuatro años, era el factor clave para predecir el desarrollo de varias partes de la corteza cerebral - la capa de materia gris en el exterior del cerebro - 15 años más tarde.

Los participantes habían sido seguidos desde que tenían cuatro años de edad. Los investigadores habían visitado sus casas y grabado una serie de detalles sobre sus vidas para medir la estimulación cognitiva, detalles como el número de libros para niños que tenían, si tenían juguetes que les enseñó acerca de los colores, números o letras, o si jugaban con los instrumentos musicales de juguete o reales.

Los investigadores también notaron  la "crianza de los padres" - la cantidad de calor familiar, el apoyo o cuidado del niño obtuvo de los padres. Los investigadores llevaron a cabo las mismas encuestas cuando los niños tenían ocho años de edad. Cuando los participantes tenían entre 17 y 19 años, fueron explorados sus cerebros.

Los resultados de Farah mostraron que el desarrollo de la corteza cerebral en el final de la adolescencia se correlaciona estrechamente con la estimulación cognitiva de un niño a la edad de cuatro. Todos los demás factores, incluyendo la crianza de los padres en todas las edades y la estimulación cognitiva a los ocho años - no tuvieron efecto. Farah dijo que sus resultados eran evidencia de la existencia de un período sensible, temprano en la vida de una persona, que determina el óptimo desarrollo de la corteza. "Realmente es compatible con la idea de que los primeros años son especialmente influyentes."

A medida que el cerebro madura durante la infancia y la adolescencia, las células cerebrales en la corteza son reducidas, se eliminan las células innecesarias, la corteza se hace más delgada. Farah encontró que mas estimulación cognitiva de un participante había tenido a la edad de cuatro años, e más delgada, y por lo tanto más desarrollada, su corteza. "Casi parece que cualquiera que sea el proceso de desarrollo normal, o bien, ha acelerado o avanzado más en aquellos niños con mejor estimulación cognitiva" 

La región más afectada era la corteza temporal izquierda lateral, que está en la superficie del cerebro, detrás de la oreja. Esta región está implicada en la memoria semántica, procesamiento de significados de las palabras y el conocimiento general sobre el mundo.

En todo ese tiempo, no tan solo los participantes habían sido escaneados en su adolescencia, sino que también se les dio pruebas de idiomas y, Farah asegura que, más delgada es su corteza, mejor será su comprensión del lenguaje.

Andrea Danese, profesor clínico en psiquiatría infantil y juvenil en el Instituto de Psiquiatría del Kings College de Londres, dijo que el estudio sugiere que la experiencia de un ambiente de familiar nutrido podría tener un efecto en el desarrollo del cerebro, tener un mejor cerebro, independientemente de las predisposiciones familiares, quizás genéticas. Danese añadió que este tipo de investigación ha destacado el "papel muy importante" que los padres y cuidadores tuvieron que desempeñar en que los niños puedan desarrollar sus habilidades cognitivas, sociales y emocionales, proporcionando un seguro, predecible, estimulante ambiente, y con interacciones personales entusiastas  hacia los niños.

"Quizás los padres no podrán estar presentes cuando sus hijos adolescentes se enfrenten a decisiones importantes como la elección de los compañeros, experimentar con drogas, la iniciación en relaciones sexuales, o permanecer en la educación", dijo Danese. "Sin embargo, los padres pueden sentar las bases de sus hijos adolescentes a tomar buenas decisiones, por ejemplo, promoviendo su capacidad de perseverar y de la búsqueda de información, o para equilibrar el deseo de recompensa inmediata por uno a largo plazo, desde que son pequeños."

Bruce Hood, un psicólogo experimental que se especializa en la neurociencia cognitiva del desarrollo en la Universidad de Bristol, dijo que su consejo a los padres era que "sean, buenos, amables con sus hijos. A menos, que los críen en una caja de cartón sin ningún tipo de estimulación o de interacción, ellos probablemente estarán bien ".

 

Fuente: The guardian, science.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.